El paquete de galletas! historia interesante

Una chica estaba aguardando su vuelo en una sala de espera de un gran aeropuerto.

Como debía esperar un largo rato, decidió comprar un libro y también un paquete de galletitas. Se sentó en una sala del aeropuerto para poder descansar y leer en paz. Asiento de por medio, se ubicó un hombre que abrió una revista y empezó a leer. Entre ellos quedaron las galletitas.

Cuando ella tomó la primera, el hombre también tomó una. Ella se sintió indignada pero no dijo nada. Apenas pensó: ¡Qué descarado! Si yo estuviera más dispuesta, hasta le daría un golpe para que nunca más se olvide de la grosería!”. Cada vez que ella tomaba una galletita el hombre también tomaba una. Aquello la indignaba tanto que no conseguía concentrarse ni reaccionar.

Cuando quedaba apenas una galletita, pensó: “¿qué hará ahora este abusador?”. Entonces, el hombre dividió la última galletita y dejó una mitad para ella. ¡Ah! ¡No!… ¡Aquello le pareció demasiado! ¡Se puso a bufar de la rabia! cerró su libro y sus cosas y se dirigió al sector del embarque.

Cuando se sentó en el interior del avión, miró dentro del bolso y para su sorpresa, allí estaba su paquete de galletitas… intacto, cerradito… ¡Sintió tanta vergüenza! Sólo entonces percibió lo equivocada que estaba. ¡Había olvidado que sus galletitas estaban guardadas dentro de su bolso!

malosEntendidos

El hombre había compartido las suyas sin sentirse indignado, nervioso, consternado o alterado, y ya no había más tiempo ni posibilidades de explicar o pedir disculpas aunque sí para razonar.

¿Cuántas veces en nuestra vida sacamos conclusiones cuando debiéramos observar mejor?. ¿Cuántas cosas no son exactamente como pensamos acerca de las personas? Cuántas veces hemos juzgado injustamente a las personas. Lo que es peor, las juzgamos y las condenamos sin investigar a qué se debe su comportamiento?.

Esta historia me llego esta semana y es realmente interesante, no solo por la moraleja de que juzgamos en ocaciones muy mal y muy rapido, sino que en ocaciones NOS ENOJAMOS, NOS MOLESTAMOS sin una razón real para hacerlo, sino mediante SUPOCICIONES.

Quiero citar solo para complementar un ejemplo propio: “Estaba frente a mi computador personal, que lo tenía mal ubicado en mi casa, justo por donde debian pasar para llegar a la cocina y mis hijos pasaban constantemente frente entre el computador y yo! hasta que me colmaron la pasiencia, y les dije que no quería que pasaran por alli nuevamente, como a los 5 minutos mi hijo mayor paso nuevamente y me moleste y le regañe! ¿TE DIJE QUE NO PASARAS MAS!
a lo que mi hijo de 4 añitos me respondio tambien molesto he indignado ¡MAMA ME MANDO A LAVAR LOS DIENTES! entendí entonces que el nunca quiso molestarme, por el contrario el estaba obedeciendo solo que en este caso quedo entre DOS ORDENES!
Yo solo abrazé a mi hijo, me gusto su valentia, el y yo sabíamos que habia sido injusto con él! asi que hice lo que debi hacer le pedi disculpas, y al dia siguiente movi el mueble mal ubicado para que el incidente no se volviera a repetir!

Paz Profunda

Felix Enrique

 
Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Superacion

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s