No abandones a tus Padres! Historias para reflexionar

Cuento Arabe Sitio Donde encontre la narracion

Había una vez un hombre cuyo padre era un anciano inválido. La esposa del hombre lo fastidiaba constantemente: “Estoy harta de ver a tu padre. Tendrás que elegir entre nosotros. Si prefieres al viejo, yo me iré”. El pobre esposo le pedía, implorando: “¿Qué debo hacer? Si yo no cuido a mi propio padre, ¿quién más lo hará?”

La mujer era inflexible. Después de pensar profundamente el asunto, el hombre decidió llevar a su padre a las montañas y dejarlo allí. Preparó la carreta, como si tuviera la intención de llevar de viaje a su pequeño hijo, luego le dijo a su padre: “Voy a ir a las montañas con el pequeño. ¿Por qué no vienes con nosotros? El aire te hará bien”.

Partieron los tres juntos a las montañas. Sin tener idea de lo que le aguardaba, el anciano charlaba con su nieto y compartía la alegría del viaje con él. Al final llegaron a un bosque solitario. El hombre extendió unas mantas en el suelo, acostó al padre, y puso algo de comida y agua a su lado. “Quédate acostado aquí, padre”, dijo, “mientras nosotros vamos a cortar un poco de leña”.

Sin darse cuenta de lo que le había sucedido, el pobre anciano abuelo quedó abandonado en el desconcierto.

Pero cuando pasaron varias horas sin que nadie viniera a buscarlo, captó la razón de por qué había sido abandonado. Sus ojos se llenaron de lágrimas, pero en vano. ¿Qué podía hacer un desdichado viejo?

Mientras tanto, su hijo y su nieto estaban regresando al pueblo, dejando que el viejo tuviera su encuentro final con el destino. “¿Por qué dejamos a mi Abuelo en ese lugar solitario?” preguntó el niño. “¿No vamos a volver a buscarlo?” El hombre respondió: “Se ha hecho viejo. Ahora lo vamos a dejar allí”. Esta respuesta no satisfizo al inocente niño. “¿Pero por qué?” preguntó, luego exclamó: “¡Quiero a mi Abuelo!” Su padre insistió: “Está demasiado viejo, te digo. . .Tiene que quedarse allí”.

Pero finalmente el niño lo hizo entrar en razón con estas palabras: “Muy bien, cuando yo sea grande, tú estarás viejo y enfermizo como mi Abuelo. Cuando llegue ese momento, ¿debo dejarte en las montañas como tú dejaste a mi Abuelo?”.

Dándose cuenta del gran pecado que había cometido, el hombre regresó llorando. Encontrando a su padre en donde lo había dejado, cayó a sus pies. El anciano acarició la cabeza de su hijo. Diciendo: “No llores, hijo. Yo no abandoné a mi padre en las montañas, de modo que por qué haría Allah que tú me abandones a mí aquí?”.

—Otra Version de la Misma Historia

Herencia

Un padre casó a su hijo y le dió toda su fortuna. Quedóse a vivir el padre con los recién casados, y así pasaron dos años, al cabo de los cuales nació un hijo de aquel matrimonio.

Fueron luego sucediéndose los años, uno tras otro, hasta catorce. El abuelo, valetudinario, ya no podía andar sino apoyado en su bastón, y se había conquistado la aversión de su nuera, la cual era muy orgullosa, y decía a cada paso a su marido:

- Yo me voy a morir si vuestro padre continúa viviendo con nosotros. No puedo sufrirle por más tiempo.

El marido se fué a encontrar a su padre y le dijo: – Padre; salíos de casa. Ya os hemos mantenido por espacio de doce años o más. Idos a donde queráis. – Hijo, no me eches de la casa; soy viejo, estoy y nadie me querrá. Por el poco tiempo que para vivir me queda, no me hagas esta afrenta. Me contento con que me des un poco de paja para descansar y un rincón para tenderme.

- No es posible. Idos. Mi mujer lo quiere.

- Que Dios te bendiga, hijo mío. Me voy porque así lo quieres, pero al menos dame una manta para abrigarme, pues voy muerto de frío.

El marido llamó a su hijito.

- Baja al establo, le dijo, y dale a tu abuelo una manta de los caballos con que pueda abrigarse.

El niño bajó al establo con su abuelo, escogió la mejor manta de los caballos, la mayor y la menos vieja, la plegó por mitad, y haciendo que su abuelo sotuviera una punta, comenzó a cortarla en dos, sin hacer caso de lo que el anciano le decía.

- Qué has hecho niño?, le dijo el abuelo. Tu padre quería que me la dieses entera. Voy a quejarme a él.

- Haced lo que gustéis, contestó el muchacho.

El viejo sale del establo, y buscando a su hijo, le dice:

- Tu hijo no ha cumplido tu orden. No me ha dado más que la mitad de una manta.

- Dásela por entero, le dice el padre al muchacho.

- No por cierto, contestó el chico. La otra mitad la guardo para dárosla a vos cuando yo sea mayor y os arroje de casa.

El padre, al oír esto, llamó al abuelo, que ya se marchaba.

Volver, volver, padre mío, le dijo. Os hago señor y dueño de mi casa, lo juro por San Pedro. No comeré yo un pedazo de carne sin que vos no hayáis comido otro. Tendréis un buen aposento, un buen fuego y vestidos como los que yo llevo.

Mi Opinión:

Esta historia si que me ha impactado! Si bien es cierto no necesariamente debe ser un abandono físico, bien puedes estar conviviendo con el familiar y aun asi abandonarlo.

  • Si no converzas con el!
  • Si no tomas en cuenta su opinión ni sus concejos!
  • Si con menosprecio vez sus puntos de vista con un “ya las cosas cambiaron” como reafirmando “tu ya no me mandas”

Entonces si cobra sentido que nuestros adultos mayores se comporten como niños, pues en que otra forma pueden llamar la atención, si han pasado a ser INVISIBLES, no se les toma en cuenta ni su opinión y todo es regaño!

Prefiero no profundizar mas y solo dejar esta oración para mi mismo y espero que lleve a la reflexión a todos esos hijos que han perdido un poco la paciencia con aquellos seres que tanto se esfuerzan con uno cuando es pequeño

Dios mio solo te pido llegado mi momento de cuidar a mis padres me des toda la PACIENCIA COMPRENCION y AMOR para brindarle a ellos toda la felicidad que me sea posible y que logre hacer que se sientan a gusto junto a mi, te lo pido en nombre de tu hijo, AMEN.

About these ads

5 comentarios

Archivado bajo Temas Sociales

5 Respuestas a “No abandones a tus Padres! Historias para reflexionar

  1. chuta que mal muchas veces tomamos una mala desicion por culpa del capricho de una persona que esta a nuestro lado y nosotros pensamos que nos quieren pero antes que nada debemos pensar en la persona que puso un granito de arena para que nosotros estemos aqui nuestros padres lo mas valioso de la vida

  2. Sergio Lopez

    Me gusto mucho sea como sean los padres hay q quererlos yo nunca haria algo asi saludos.

    • Mi esposa cada navidad y cada año nuevo me dice “quedémonos en nuestra casa ya es tiempo de celebrar estas fechas en nuestro hogar” y yo pienso “como puedo yo celebrar sabiendo que mis padres pasarán navidad y año nuevo solos”.
      Para solucionar el tema me sirvió este relato, y le dije cuando seas vieja te gustaría pasar sola! sin tus tres hijos? y me responde claro que no!… la única manera de que pases con tus nietos en tu vejez es inculcarle la tradición a tus hijos que en esas fechas se visitan los abuelos, así cuando la esposa de cada uno insista en quedarse en casa ellos responderán, CUANDO YO ERA CHICO VISITÁBAMOS A MIS ABUELOS y MIS HIJOS VISITARÁN A MIS PADRES.

      Y termine diciéndole: Debemos sembrar esta tradición sino queremos pasar una navidad o un año nuevo solos!

      Gracias por el comentario

  3. Gracias por compartir la nota … Puedes ahorrar espacio poniendo sólo Fuente: Páginas Árabes y allí el link.Saludos
    http://paginasarabes.wordpress.com/2011/06/05/leyenda-arabe-del-nacimiento-de-los-desiertos/

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s